Acupuntura, moxibustión y fisioterapia

La fisioterapia constituye una profesión autónoma y con identidad propia dentro del ámbito sanitario.

El objetivo de la fisioterapia es preservar, restablecer y aumentar el nivel de salud con la finalidad de mejorar las condiciones de vida. Específicamente, la prevención, la promoción, el mantenimiento y la recuperación de la funcionalidad.

El fisioterapeuta es un profesional titulado para realizar la exploración, valoración y tratamiento del sistema músculo-esquelético. En Cataluña, actualmente, el fisioterapeuta adquiere su formación a través de unos estudios universitarios de 4 años, obteniendo el Grado en Fisioterapia. Entre las técnicas empleadas podemos destacar la terapia manual, y técnicas físicas.

La terapia manual incluye: estiramientos, movilizaciones y recentrajes articulares, masaje, liberación miofascial y de puntos gatillo…

Otras técnicas físicas desarrolladas por la formación recibida son:

  • La acupuntura es una parte importante de la Medicina Tradicional China. En el ámbito de la fisioterapia se emplea tanto la acupuntura como la moxibustión como métodos para tratar el dolor, crónico o agudo.
    La acupuntura consiste en insertar agujas finas de acero inoxidable de un único uso, en la piel, en puntos específicos del cuerpo según la dolencia del paciente. Son agujas sólidas, no llevan ninguna medicación, son realmente finas, y se punturan con destreza. La puntura no es comparable a las inyecciones que administran los médicos, porque estas últimas son agujas mucho más gruesas y el líquido que contienen suele causar dolor al insertarse. La acupuntura está reconocida por la OMS como técnica eficaz de tratamiento del dolor.
  • La moxibustión consiste en calentar determinados puntos de acupuntura mediante la combustión de hierbas. Suele emplearse como complemento de la acupuntura, y habitualmente, se utiliza una hierba medicinal llamada Artemisa (sola o mezclada con otras hierbas), en forma de puro, conos o polvo.